conoce en detalle nuestro proyecto pequeños granjeros

escuela de naturaleza para niños de 1 y 2 años

En este proyecto se aprende en la naturaleza ya que la convertimos en nuestra aula particular, y los animales son nuestros grandes aliados. La educación emocional forma parte de nuestra metodología, ya que está implicita en nuestro día a día. Cada actividad que hacemos tiene una intención concreta relacionada con la educación emocional o con el entrenamiento de habilidades. Para poder lograr el objectivo de cada actividad los educadores estamos formados en educación emocional y entrenados en el mirar y ver.

  • ¿Qué es el mirar y ver? Es la visión objetiva de la realidad, por ejemplo, miramos cómo ponemos paja a la vaca y cómo acercan sus manos a su boca. Ver es la interpretación de aquella realidad, el sentido que tú le das, por ejemplo, vemos que están concentrados y atentos a todos los movimientos de la vaca o que sienten miedo o que les provoca curiosidad el movimiento de la boca cuando mastica.
  • El refuerzo positivo en este proyecto los niños y las niñas reciben continuamente refuerzo positivo por parte de los educadores emocionales (“esto lo haces muy bien”, “me gusta mucho como me hablas”) y practican la escucha activa (cuando jugamos a escuchar el silencio del bosque o el ruido de las hojas o buscamos los pájaros que cantan). También entrenamos con ellos habilidades como la atención a todo aquello que los rodea (la natura cambiante, los animales etc) con el objetivo de mejorar la autoestima y la empatía.
  • La competencia de la consciencia emocional. El primer paso para ser una persona inteligentemente emocional es trabajar la consciencia emocional, imprescindible por lograr el autoconocimiento: “¿Quién soy, que quiero hacer y para qué?” Uno de los talleres utilizamos para conseguirlo es el: ¿Cómo me siento? Cada mañana dedicamos un tiempo para identificar las emociones básicas que sienten los alumnos si están tristes, enfadados, contentos y las etiquetamos para tomar consciencia emocional. A medida que su nivel madurativo evoluciona logramos que también identifiquen la emoción que sienten los compañeros con el fin de entrenar la habilidad de la empatía para que sean capaces de ponerse en el lugar del otro. La empatía es una habilidad del todo necesaria para tener competencias sociales. A partir de los 2 años, habitualmente, ya podemos entrenar la autorregulación emocional con los niños y niñas.
  • El entorno natural, la mejor aula para aprender. Una de las herramientas más poderosas que tenemos es el entorno natural que nos rodea. Día a día, nuestros niños se tienen que enfrentar a los diferentes obstáculos que la naturaleza les propone: ramas, desniveles, piedras, charcos de agua… con el acompañamiento de las educadoras que, continuamente les animan a seguir caminando para delante. La intención es la de potenciar la fortaleza interior, la autonomía y el SÍ, PUEDO, conseguir refuerzos de manera notable su autoestima.
  • Entrenamos habilidades. Continuamente entrenamos las habilidades personales y sociales mediante la realización de les actividades que hacemos durante el día. Las principales actividades que entrenamos con intención son: la autoestima, la seguridad en ellos mismos, la autonomía, la creatividad, la empatía, la adaptabilidad, la concentración, la atención y escucha activa. La psicomotricidad se desarrolla de manera notable en el día a día, logrando resultados sorprendentes. También potenciamos las habilidades innatas que tienen las criaturas como la automotivación, la curiosidad y las ganas de aprender.
  • Superar los miedos. Algunas actividades tienen como objetivo la superación de los miedos: subir a un caballo, tocar la vaca, dar de comer a las cabras etc… Nos basamos en la concreción de los miedos que sienten. “me da miedo la boca del caballo, en lugar que decir que tienen miedo a los caballos, por ejemplo). El no generalizar provoca identificar con concreción un miedo, ponerle límite, hacerla consciente en nuestro cerebro racional con el objetivo de que este miedo no les domine, sino que sean ellos quienes dominen sus miedos. Cuanto más concretamos los miedos, menos miedo sentimos, cuanto más generalizadas sean los miedos hay más peligro de estos tengan un efecto contaminante en otros aspectos de su vida: tengo miedo a los caballos y a los perros y también a todos los animales, por ejemplo. ¿Cómo lo hacemos? Por ejemplo, trabajamos con el caballo de manera progresiva. Al principio lo observamos, lo tocamos, nos acercamos y, finalmente, llega el día que nos montamos en el caballo y hasta somos capaces de hacerlo caminar. Las educadoras emocionales hacemos siempre un feedback constante para hacerles consciente de aquello que sienten inconscientemente, Nos adentramos dentro del bosque y es aquí donde mejor podemos observar la felicidad, la sorpresa, la alegría o el miedo en los niños y niñas ya que están en estado de atención. En el bosque vemos que la creatividad les invade y que, con cualquier palo, piedra o hoja son capaces de inventar. En el bosque se sienten libres. Cuando un niño se cae al suelo la educadora no pone especial atención, sino especialmente a cómo se levanta y sigue hacia delante. Es en este último aspecto donde los niños y niñas reciben el refuerzo positivo constante para hacer visible su valentía en levantarse y seguir caminando.
  • Los padres y madres. Uno de los puntales importantes sobre el cual se apoya este proyecto es la relación con los padres y madres. A través del feedback diario con la familia traspasan toda la información que tenemos del hijo o hija, tanto a nivel de comportamiento y actitud como en las habilidades y talentos que observamos en ellos. Los padres también comparten con las educadoras la información y sus observaciones con tal de trabajar juntos y en equipo. Una de nuestras máximas es que la educación de un niño es como un puente con dos columnas: familia y escuela. Si una de estas columnas se mueve, el puente es poco estable.

En resumen, este proyecto pretende crear las bases del autoconocimiento mediante la consciencia emocional y el entrenamiento de habilidades personales y sociales con la ayuda de la naturaleza, los animales y los caballos.

Menu